Associació d'Amics de les Orquídies de Burjassot
Asociación de Amigos de las Orquídeas de Burjassot

El cultivo de Brassia

Brassia x Rex. Foto tomada de: https://travaldo.blogspot.com/2018/06/brassia-rex-orchid-hybrid-care-and-culture.html.

Las brassias, popularmente llamadas “orquídeas araña”, son plantas epifitas originarias de las regiones montañosas con clima tropical de América. Su hábitat natural se halla normalmente a más de 1500 m de altitud, en zonas de humedad casi constante, y se extiende desde Florida al norte hasta Bolivia al sur, pasando por México, el área del Caribe, Surinam y Brasil.

Sus pseudobulbos, de color verde oscuro, tienen dos hojas en su ápice y están separados por un corto rizoma. Las inflorescencias suelen aparecer poco después del final de la temporada de crecimiento y se desarrollan lentamente durante varios meses antes de producir botones. Dependiendo de la especie, la floración se da en verano o en otoño, y las varas florales (hasta dos por pseudobulbo) pueden alcanzar 1 m de longitud. Cada una lleva hasta 20 flores, que pueden ser muy grandes, compuestas de pétalos y sépalos en forma de cinta y un labelo más corto y ancho, pero más prominente. La floración dura habitualmente de 4 a 8 semanas.

Brassia verrucosa. Foto tomada de: http://www.plantsrescue.com/brassia-verrucosa.

El color de las flores varía entre blanquecino y marrón claro, aunque en general es verde pálido o amarillo, a veces casi naranja. Su parte central puede estar moteada de pardo oscuro. Son usualmente muy fragantes, un perfume que, por desgracia, se pierde en la hibridación.

El género Brassia cuenta con más de 60 especies y entre las más cultivadas pueden citarse Brassia arcuigera (= Br. longissima), Br. gireoudiana y, sobre todo, Br. verrucosa. Esta última presenta flores de color verde pálido y proviene de México y Guatemala. Es de fácil cultivo tanto para orquideófilos experimentados como para principiantes, pues florece en condiciones ambientales bastante amplias. Br. arcuigera tiene la peculiaridad de que sus flores son de las más largas del género, ya que pueden llegar a medir hasta 40 cm.

Brassia maculata. Foto de László Illés, tomada de: http://bluenanta.com/orchid/24295/species_detail/?tab=gal.

Entre los híbridos intragenéricos más populares se encuentra Br. Rex, también de cultivo asequible para primerizos y cuyas flores pueden aparecer en cualquier época del año, y Br. Edvah Loo, con flores aún mayores que su progenitora Br. arcuigera.

Por otra parte, el género Brassia es genéticamente muy cercano a otros como Aspasia, Cuitlauzina, Cyrtochilum, Gomesa, Miltonia, Oliveriana, Oncidium, Otoglossum, Rhynchostele y Rossioglossum, siendo sus diferencias más estéticas que botánicas. Por ello, se han podido obtener muchos híbridos intergenéricos, como Bratonia (Brassia x Miltonia) o Brassidium (Brassia x Oncidium). Estos híbridos son a menudo de cultivo menos problemático que el de las brassias propiamente dichas, por lo que son más adecuados para los neófitos. Además, tienen normalmente flores más coloridas, aunque a cambio han perdido parte de la característica forma de araña de sus precursores.

La mayoría de las brassias adultas son plantas grandes y vigorosas, que requieren de fertilización y riego regulares. Pueden alcanzar tamaños enormes, por lo que, con el tiempo, suele ser necesario dividirlas en 2 o más partes para hacerlas más manejables. Poco a poco, no obstante, van apareciendo en el mercado híbridos de tallas menores que, si bien producen flores igualmente más pequeñas, presentan la ventaja de poderse situar sin dificultad en el alféizar de una ventana.

Temperatura

Brassia x Spider's Gold 'Prolific'. Foto de Merle Robboy, tomada de: http://www.palomarorchid.org/content/september-2018-general-meeting.html.

Habitualmente, entre templada y cálida. Casi todas las especies pueden soportar temperaturas bastante elevadas, aunque algunas prefieren que el ambiente se mantenga fresco.

Luz

Estas plantas precisan de luz brillante, pero indirecta, durante todo el año. Así pues, lo ideal es instalarlas en un lugar luminoso, pero a la sombra, especialmente en verano.

Riego

El aporte de agua debe ajustarse para que el sustrato permanezca húmedo mientras están desarrollando nuevos brotes o iniciando la floración. Esto implica, en general, una frecuencia de riego semanal, si la orquídea está plantada en maceta, o cada dos días si está montada. Fuera del periodo de crecimiento y floración, es preferible dejar secar ligeramente el sustrato entre riegos. Además, también conviene reducir el suministro de agua durante la parte más fría del año, aunque sin dejar nunca secar el sustrato por completo.

x Brassidium Shooting Star. Foto tomada de: http://jborchids.canalblog.com/archives/2014/03/16/29447561.html.

Por otra parte, se desaconseja la utilización de agua del grifo en el riego de las brassias, sobre todo si es dura, siendo la mejor opción el uso de agua de lluvia.

Puedes encontrar más información sobre el riego de las orquídeas aquí.

Humedad

La humedad ambiental debe mantenerse entre moderada y elevada.

Abonado

Cuando la planta está creciendo activamente y floreciendo, se añade usualmente fertilizante equilibrado en cada riego, a la mitad de la dosis recomendada por el fabricante. Para eliminar las acumulaciones de sales (muy perjudiciales para las raíces), cada 4-5 aplicaciones hay que empapar bien el sustrato con agua sin abono.

Brassia x Orange Delight. Foto tomada de: https://lafianceedeparis.wordpress.com/orchidees-brassia-orange-delight.

Tras la floración, conviene dar un poco de descanso a la orquídea, suspendiendo las fertilizaciones hasta que se observe la aparición de nuevos brotes en la base de los pseudobulbos.

Trasplante

Estas plantas toleran mal el deterioro del medio de cultivo, por lo que su trasplante se hace necesario con bastante frecuencia.

Como sustrato se emplean a menudo cortezas de pino o chips de coco de tamaño grosero con algunos trozos de carbón de talla mediana. Conseguir una buena aireación de las raíces y facilitar su adhesión al medio de cultivo es crucial. Por ello, es también habitual montarlas sobre placas de corteza, por ejemplo, de alcornoque (corcho bornizo).

Por otra parte, el momento del trasplante puede aprovecharse para propagar la planta. En efecto, como cualquier otra orquídea con pseudobulbos, la multiplicación inducida es una buena solución para reproducir y preservar las brassias. Así, se puede separar de la planta alguno de sus pseudobulbos más jóvenes y plantarlo individualmente. El sustrato debe mantenerse húmedo para promover que brote, lo que normalmente se observa en unas 6 semanas.

Puedes encontrar más información sobre el trasplante de las orquídeas aquí.

Brassia arcuigera. Foto tomada de: http://www.orchidspecies.com/brasarcuigera.htm.

Plagas y enfermedades

Son poco sensibles a las enfermedades y plagas. De éstas, las infestaciones más comunes (si bien raras) suelen ser de cochinillas, que se pueden eliminar con lavados de agua tibia jabonosa y el raspado de los insectos.

Su principal enemigo es la falta de agua.

Trucos

Las brassias son a veces reacias a florecer, sin motivo aparente. Si la planta está bien alimentada, tiene varios pseudobulbos grandes y sanos y hojas de un verde brillante, pero se niega a producir varas florales, es probable que sea porque está demasiado mimada... La solución más habitual consiste en sacarla al exterior durante la primavera/verano para que reciba más luz (la suficiente como para que las hojas se vuelvan de un verde muy claro), seguir abonándola como de costumbre y dejar que se seque entre riegos.


Fuentes:


Descárgate la ficha en pdf:

Brassia.pdf (1.61MB)
Brassia.pdf (1.61MB)




Contenido relacionado: