Associació d'Amics de les Orquídies de Burjassot
Asociación de Amigos de las Orquídeas de Burjassot

El cultivo de Bletilla

Bl. striata cultivada en el suelo. Foto tomada de: https://travaldo.blogspot.com/2018/10/bletilla-striata-orchid-plant-care-and-culture.html.

Bletilla es un pequeño género de orquídeas que cuenta con cinco especies, en su mayoría terrestres, originarias del este de Asia (norte de Indochina, China, Japón y Taiwán). De ellas, sólo una especie, Bletilla striata, se encuentra fácilmente en los comercios, donde se la suele vender como planta adecuada para jardines al aire libre por su resistencia tanto a heladas como a temperaturas elevadas.

Bl. striata crece naturalmente en las selvas frondosas y en los bosques de coníferas, entre las hierbas o en grietas, a elevaciones de entre 100 y 3200 metros. Es una orquídea de tamaño mediano, adaptada a condiciones ambientales frescas, con pseudobulbos parcialmente subterráneos, redondeados y apilados, de los que surge un tallo erecto, que puede alcanzar los 70 cm de altura y dar lugar a 4-5 hojas flexibles, estrechas (2-5 cm) y plegadas, de unos 20-30 cm de largo.

Bl. striata con flores de color lavanda. Foto tomada de: http://desorchideesdanslejardin.overblog.com/culture-des-bletilla-en-construction.

La orquídea florece mediante una inflorescencia de hasta 60 cm de largo que surge de entre las hojas, en el ápice de cada nuevo pseudobulbo. Las varas suelen portar entre 3 y 12 botones florales, que se van abriendo sucesivamente en la primavera o el verano. Las flores son fragantes, de hasta 5,5 cm de diámetro, normalmente de color rosa púrpura, pero a veces también, lavanda o blanco.

Bl. striata necesita de un claro período de descanso a baja temperatura en invierno. Por tanto, hay que dejar de abonarla a finales de otoño y reducir el riego. Cuando las nuevas hojas empiezan a surgir a finales del invierno, se debe reanudar el riego, pero sólo con moderación durante las primeras semanas, ya que las raíces no se desarrollan hasta unas 4 semanas después de que aparezcan los brotes.

Bl. striata, forma “alba”. Foto tomada de: https://www.stuff.co.nz/life-style/home-property/82483772/how-to-grow-orchids-outside-in-nz-its-easier-than-you-think.

Temperatura

Se puede cultivar en el suelo del jardín si la tierra no llega a congelarse durante el invierno. Protegidas con mantillo, se han descrito plantas que han llegado a sobrevivir a temperaturas ambientales de -23°C.

No obstante, conviene evitar temperaturas inferiores a los -2°C y superiores a 44°C. Además, siempre se debe resguardar las bletillas de las heladas prolongadas. Lo ideal es cultivarlas en un lugar sombreado o en una veranda donde estén protegidas de las heladas y del sol directo del verano.

En el suelo del jardín, una cubierta de hojas de unos 15-20 cm de alto y medio metro de ancho puede servir de abrigo en invierno. Pero en las zonas donde las heladas son frecuentes o prolongadas, la mejor opción es el cultivo en maceta. Una vez la planta pierde el follaje en otoño, se la traslada al interior, a un lugar luminoso y fresco, y luego, hacia principios de mayo, se la vuelve a sacar al aire libre.

Bl. striata cultivada en maceta. Foto tomada de: http://florawww.eeb.uconn.edu/198501403.html.

Luz

Moderada. Idealmente de 25.000 a 40.000 lux o alrededor de un 70% de sombra.

Bl. striata necesita recibir suficiente luz durante la mayor parte del día para florecer correctamente. Un poco de luz solar directa por la mañana puede ser beneficiosa, pero hay que evitar prolongar dicha exposición durante las horas centrales del día y por la tarde.

Riego

Hay que aportar agua regularmente durante el período de crecimiento, manteniendo el sustrato húmedo, pero cuando las hojas se caen en otoño, estas plantas precisan de un periodo de descanso fresco y seco. Así pues, se deben suspender los riegos durante unas 4 a 6 semanas y dejar secar el sustrato para evitar que se pudran los pseudobulbos.

Una vez aparecen los nuevos brotes, ya se las puede empezar a regar, pero sin excederse, aumentándose el suministro de agua en cuanto surgen las varas florales.

Puedes encontrar más información sobre el riego de las orquídeas aquí.

Humedad

Las bletillas no suelen requerir niveles elevados de humedad ambiental. Una humedad relativa en torno al 40-60% es normalmente suficiente, por lo que se hacen innecesarias las pulverizaciones o el uso de aparatos como los nebulizadores, excepto en días extremadamente calurosos con temperaturas superiores a los 42°C.

Bl. striata en un jardín. Foto tomada de: https://jardinage.ooreka.fr/plante/voir/1837/bletilla-striata.

Abonado

Algunos cultivadores aconsejan una fertilización mensual con un abono equilibrado (por ejemplo, 20-20-20) durante el periodo de crecimiento.

Otros realizan aplicaciones más frecuentes, cada 2-3 semanas. Durante la primavera y principios de verano emplean un fertilizante de alto contenido en nitrógeno (como 30-10-10), cambiando luego a un fertilizante rico en fósforo y potasio (10-30-20) hasta principios del otoño.

A finales de otoño y durante el invierno hay que suspender las aplicaciones.

Trasplante

Bl. formosana en el Jardín Botánico Koishikawa de Tokio. Foto tomada de: http://orchids.la.coocan.jp/Bletilla/Bletilla%20formosana/Bletilla%20formosana.htm.

Las bletillas sólo deben trasplantarse cuando llenan por completo la maceta o cuando el sustrato está descomponiéndose, pues no es algo que aprecien y, de hecho, pueden no florecer bien en el verano siguiente.

Cuando es necesario, el trasplante se realiza a principios de otoño, justo después de que las hojas hayan muerto, y no conviene demorarlo, pues los pseudobulbos brotan por debajo de la superficie del sustrato a principios del invierno y los nuevos brotes se pueden romper inadvertidamente durante el proceso.

Por otra parte, puede aprovecharse el momento del trasplante para dividir la planta, simplemente cortando entre los pseudobulbos con un cuchillo afilado y teniendo la precaución de dejar al menos 3 en cada sección obtenida.

Como sustrato, algunos cultivadores indican una simple mezcla 2:1 de turba y arena. Otros se inclinan por una mezcla rica en humus y con buen drenaje que contenga marga (suelo franco) y mantillo de hojas. Una tercera opción es el compost hortícola adicionado de una cuarta parte o un tercio de perlita. En cualquier caso, conviene que dure al menos 3 o 4 años sin degradarse demasiado, para alargar en lo posible la necesidad de volver a trasplantar.

Bletilla x Yokohama 'Kate', híbrido de Bl. striata y Bl. formosana. Foto tomada de: https://garden.org/plants/photo/321511.

Por la misma razón, estas plantas suelen cultivarse en macetas grandes, de hasta 25 cm de diámetro. Los pseudobulbos deben colocarse al menos parcialmente enterrados en el sustrato y hay que poner gran cuidado en evitar dañar las raíces. Si las condiciones invernales del lugar son severas, entonces es mejor enterrarlos completamente a unos 5-10 cm de la superficie del sustrato.

Puedes encontrar más información sobre el trasplante de las orquídeas aquí.


Fuentes:


Descárgate la ficha en pdf:

Bletilla.pdf (2.1MB)
Bletilla.pdf (2.1MB)